La Mutilación Genital Femenina es una práctica realizada en todo el mundo, que atenta contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Actualmente se estima que 200 millones de niñas y mujeres sufren este tipo de violencia alrededor del planeta y 30 millones de niñas están en riesgo de padecerla. Como se ha comentado anteriormente, es una manifestación extrema de la violencia de género que se da en países de los cinco continentes, siendo uno de ellos Guinea Bissau.

Aunque desde el año 2011 existe una ley que prohíbe la mutilación genital femenina, se sabe que se sigue realizando en la clandestinidad; por eso, diferentes ONGs y asociaciones como el Comité Nacional para el Abandono de las Prácticas Nefastas (CNPAN) presidido por Fatumata Djau Baldé, trabajan y estudian el desarrollo de la completa implementación de esta ley.

En este contexto UNAF (Unión de Asociaciones Familiares) ha estado las últimas semanas en Guinea Bissau llevando a cabo el proyecto “Buenas prácticas y transferencia de conocimiento en materia de Mutilación Genital Femenina” en colaboración con el CNPAN con el objetivo de concienciar y visibilizar en contra de la MGF a través de tres diferentes líneas de trabajo, que son las siguientes:

  • El conocimiento, la observación y el análisis de los distintos casos de intervención en terreno mediante la colaboración con asociaciones, entidades, instituciones locales y figuras clave de Guinea Bissau.
  • Proceso de sensibilización y capacitación a través de encuentros para promover el trabajo en red, con un material elaborado por UNAF con el fin de sensibilizar sobre los Derechos Humanos y la erradicación de la MGF.
  • Comunicación y sensibilización para dar cobertura a todo nuestro proyecto.

Gracias a este proyecto, nuestras compañeras de UNAF, acompañadas de Fatumata Djau Baldé, han tenido la oportunidad de reunirse con diferentes ONGs como AIDA y con representantes del Gobierno, como el Ministro de la Mujer, la Familia y la Cohesión Social de Guinea Bissau así como con Gustavo Alonso, Cónsul de España en este país, para poner sobre la mesa la aplicación de la ley y las distintas acciones presentes y futuras que se están llevando a cabo para erradicar a la MGF.

Además, en el marco del proyecto, UNAF ha participado en el acto conmemorativo por el sexto aniversario de la aprobación de la ley que prohíbe la MGF en Guinea Bissau. Así, asistió a una sesión en el Parlamento que tuvo como objetivo sensibilizar sobre la responsabilidad de los parlamentarios en la aplicación de los instrumentos legislativos necesarios para que se cumpla la ley contra la MGF. En esta reunión Fatumata Djau Baldé tuvo la oportunidad de explicar que, desde que esta ley está vigente, solo se han denunciado 40 casos, solo 3 casos han sido condenados con penas efectivas y muchos no llegan ni a los juzgados, lo que supone una aplicación mínima de la legislación. Además, se recalcó que la MFG es un problema de salud pública y, por tanto, se necesitan políticas públicas para su erradicación, así como destinar fondos para formar profesionales y financiar organizaciones que trabajan en la prevención y en la sensibilización.

Para UNAF ha sido un privilegio poder asistir a esta sesión de formación y evaluación parlamentaria, que es parte del aprendizaje sobre las buenas prácticas que se están realizando y que también ha sido una oportunidad para proyectar nuestro corto Mariama, que han seguido con atención los asistentes que se encontraban en la sala.

En UNAF creemos en el proceso de sensibilización y concienciación sobre esta práctica para su total erradicación, por eso trabajamos para que ninguna niña más tenga que sufrirla.