La Red Europea contra la MGF (End FGM European Network), de la que UNAF forma parte, ha mostrado su preocupación por la decisión adoptada en el caso de dos médicos que practicaron la MGF a varias niñas en Michigan, Estados Unidos.

El 20 de noviembre, el juez Bernard Friedman dictaminó que la ley federal de mutilación genital femenina en Estados Unidos es inconstitucional y que el Congreso no tiene derecho a criminalizar la práctica, por lo que desestimó seis de los ocho cargos en el que es el primer caso federal de Estados Unidos en relación con esta práctica.

Esta decisión socava la condena global de la mutilación genital femenina e ignora un comportamiento y actitudes extremadamente preocupantes respecto a la MGF en el estado de Michigan y en todos los Estados Unidos. “Nuestra esperanza es que, a través del proceso de apelación, Estados Unidos se sitúe finalmente del lado de los numerosos países alrededor del mundo que sostienen la ilegalidad de la MGF como una violación de los derechos humanos a nivel nacional”, señala la red.

“Esta decisión que nos llega de Estados Unidos es muy desalentadora. La MGF es una violación internacional de los derechos humanos, en particular de los derechos humanos de las mujeres, y merece leyes y medidas nacionales e internacionales “, afirma Fiona Coyle, Directora de la Red Europea contra la MGF, con sede en Bruselas.

La MGF es un delito grave en Estados Unidos desde 1996. En Europa, la MGF está prohibida en todos los países a nivel nacional y es abordada de forma inequívoca en el “Convenio para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica” del Consejo de Europa (Convenio de Estambul) firmado por este y por la Unión Europea. Esta semana también se conmemorará el quinto aniversario de la comunicación de la Comisión Europea al Parlamento Europeo y al Consejo Europeo para la “eliminación de la mutilación genital femenina”.

“Hoy nos mantenemos firmes junto a nuestros colegas y sobrevivientes en Estados Unidos. Y el resultado de este fallo como un asunto de la jurisdicción estadounidense pero no como un cuestionamiento sobre si la medicalización de la MGF es perjudicial o no. Cualquier médico que viole el juramento de “no causar daño”, especialmente en casos de mutilación genital en niñas, está sin duda violando las leyes internacionales de derechos humanos. Este es un fallo de los tribunales de Estados Unidos muy decepcionante y debemos asegurarnos de que se revise inmediatamente para que no vuelva a suceder”.

Sin embargo, ya sea a nivel estatal o nacional, la falta de una decisión sobre la MGF en esta circunstancia por parte de uno de los países más poderosos del mundo envía un mensaje claro tanto a las comunidades afectadas como a las organizaciones que luchan para poner fin a la MGF de que esta práctica no está siendo tratada con el nivel de severidad que exige para proteger a las mujeres y las niñas en todo el mundo.

“Se está produciendo un impulso dentro del movimiento contra la mutilación genital femenina, las voces de las supervivientes y de las comunidades nunca han sido tan fuertes. Pedimos que continúen el liderazgo y el compromiso político para garantizar que juntos podamos erradicar esta práctica dañina globalmente”.

La Red Europea contra la MGF

End FGM European Network es una red de 22 organizaciones europeas que trabajan con el fin de sustentar la acción europea para poner fin a la mutilación genital femenina conectando a las comunidades de base con organizaciones no gubernamentales. La Red se esfuerza por construir puentes y cooperación con todos los actores relevantes en el campo de la MGF tanto en Europa como a nivel mundial, sirviendo como plataforma de las voces de la comunidad para influir en los gobiernos europeos y los responsables políticos a fin de trabajar en la eliminación de la mutilación genital femenina. http://www.endfgm.eu/

Ver comunicado de la Red Europea contra la MGF