POR QUÉ

¿POR QUÉ SE REALIZA LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA?

Como otras formas de violencia de género, las Mutilaciones Genitales Femeninas contribuyen al mantenimiento de las relaciones de poder y desigualdad de los hombres sobre las mujeres en el orden social patriarcal, en este caso a través del control y dominio sobre el cuerpo de las mujeres y su sexualidad.
Las MGF no están ligadas de manera específica a ninguna religión, son practicadas por personas de religión musulmana, cristiana, judía, animistas. Son realizadas en nombre de la tradición (la ONU las considera “Prácticas Tradicionales Perjudiciales”)

Las mutilaciones genitales femeninas son una marca de identidad de género en el cuerpo de las mujeres, asociada al mandato de la castidad, la virginidad, la pureza y la limpieza (simbólica y física);  una norma social cuyo cumplimiento es necesario para ser parte de la comunidad. En muchas comunidades constituyen un rito de paso a la edad adulta (de niña a mujer), que confirma su feminidad y le permite cumplir adecuadamente con su papel de esposa, madre e hija, garantizando el “honor de la familia“.

Por estos motivos, la práctica de la mutilación genital es considerada por las comunidades que la practican como beneficiosas para las mujeres y las niñas, ya que es un requisito imprescindible de pertenencia a la comunidad: les otorga la condición de mujeres “respetables” y asegura que su cuerpo será “más adecuado” para ello (“más limpio”, “más sano”, mayor satisfacción sexual para el marido, hijas e hijos más sanos). Más aún cuando en general, las mujeres y la comunidad NO relacionan los problemas de salud de mujeres y niñas derivados de la mutilación genital femenina con su práctica.

El arraigo social y cultural sobre el que se sustenta y reproduce la práctica de las MGF en una comunidad nos da una idea de las causas por las que se continúa manteniendo. El conocimiento de estos argumentos nos permite elaborar, desde el ámbito profesional, claves y estrategias de prevención dirigidas a promover un cambio de valoración y actitudes que lleven al abandono de la MGF.